Introducción

Hace dos años Frontex vio ampliadas sus competencias y fortalecidos sus recursos, convirtiéndose así en la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas. Con un nuevo mandato y mayores capacidades, la Agencia es ahora el brazo operativo de la UE, abordando ininterrumpidamente los constantes retos que plantean las fronteras exteriores.

Frontex es una piedra angular en los esfuerzos de la UE para salvaguardar el espacio de libertad, seguridad y justicia, contribuyendo a garantizar el área de circulación sin controles en las fronteras interiores, que muchos damos ya por hecho. Desde la ampliación de su mandato la Agencia ha aumentado significativamente sus actividades de lucha contra la delincuencia transfronteriza y de asistencia en la prevención de atentados terroristas. La recopilación y el tratamiento de datos personales de quienes cruzan ilegalmente las fronteras exteriores, para su uso por parte de Europol y las autoridades policiales nacionales, es tan solo un ejemplo de ello.

La inteligencia y la información son esenciales para formular una reacción adecuada a las amenazas, reales o potenciales, que surjan en las fronteras exteriores de la UE. Un importante elemento es la red de funcionarios de enlace, y su rol como interfaz entre la  Agencia y los organismos nacionales. Otro elemento es el avanzado sistema de análisis de riesgos con el que dispone la Agencia. Sumado a estos están las evaluaciones sistemáticas de capacidad de control fronterizo de los Estados miembros. Estas evaluaciones no sólo proveen un mejor entendimiento sobre potenciales deficiencias, sino que también ofrecen soluciones y asistencia concretas a las vulnerabilidades detectadas.

Desde la Agencia se continúa guiando la implementación de nuevas e innovadoras tecnologías para modernizar la gestión fronteriza de la UE, buscando un equilibrio adecuado entre el aumento de inspecciones y monitoreo fronterizos por una parte, y por otra manteniendo procedimientos ágiles y rápidos para quienes cruzan fronteras entrando o saliendo de la UE por motivos de negocio, turismo o estudios.

La Agencia desempeña un rol cada vez más importante en el cumplimiento de leyes de migración. Los Estados miembros solicitan con creciente frecuencia su apoyo para la coordinación de los procesos de repatriación a países de origen de migrantes irregulares, de personas a las que se ha denegado el asilo o de quienes han superado el período autorizado de estadía. El número de retornados ha ido incrementando en los últimos años hasta alcanzar aproximadamente 14.000 personas en 2017, frente a las 3500 en 2015. Actualmente, alrededor del 10% de las operaciones de retorno efectivas de la UE cuentan con la intervención de Frontex.

Paralelamente, Frontex continúa manteniendo una sólida presencia sobre el terreno operativo. En estos momentos la Agencia tiene desplegados unos 1.500 agentes en la fronteras marítimas, terrestres y aéreas de la UE, para apoyar a los Estados miembros en las labores de vigilancia, toma de huellas dactilares o controles de seguridad. En el caso de que surja una situación de emergencia en alguna frontera externa, Frontex cuenta con 1.500 agentes adicionales a ser enviados en un corto plazo, así como también dispone del equipamiento adicional que sea necesario.

Estos despliegues operativos están surtiendo efectos tangibles. Desde inicios de 2017 solo en operaciones marítimas Frontex ha contribuido a detener a casi 300 presuntos facilitadores y más de 100 contrabandistas, ayudando asimismo en la incautación de drogas duras y contrabando de tabaco. Debe destacarse, igualmente, la implicación de los agentes de Frontex en las operaciones de búsqueda y rescate, que desde la entrada en vigor del nuevo mandato de la Agencia han permitido salvar más de 65.000 vidas en el Mediterráneo. Los derechos fundamentales forman parte integrante de las operaciones de Frontex desde los primeros instantes, para que quienes huyen de la guerra o sufren persecución puedan solicitar protección internacional.

En Frontex somos conscientes de que la significativa ampliación de nuestro mandato y de los recursos implica un control más exhaustivo y una mayor responsabilidad de la Agencia. Afortunadamente, Frontex cuenta en este sentido con numerosas salvaguardias, incluidos un consejo de administración y un agente de derechos fundamentales independiente, con lo que los altos estándares en este ámbito están sujetos a un control público. Al mismo tiempo, Frontex está en contacto permanente con los Estados miembros y con los organismos de la UE, acudiendo su director ejecutivo con regularidad al Parlamento Europeo y a las reuniones de ministros de la UE competentes en materia del interior y migración.

Todas las actividades las llevamos a cabo teniendo presente la seguridad y el bienestar de la ciudadanía y estamos orgullosos de nuestros logros. Ahora bien, somos también conscientes de los numerosos obstáculos que hay en el camino. Afrontando nuevos desafíos es nuestro deseo poder colaborar con los Estados miembros, ç organismos de la UE y numerosos socios institucionales, haciéndolo por la libertad y la seguridad de todos en Europa.

Fabrice Leggeri
Director Ejecutivo de Frontex

We use cookies on our website to support technical features that enhance your user experience.
More information